Maquíllate como una profesional

Para lucir un maquillaje de acabado perfecto no hay que ser una estilista profesional ni poseer las herramientas más caras del mundo. Basta con saber utilizar de forma correcta los básicos del maquillaje y sacarles el mejor partido a lo que ya tienes en casa.

Siguiendo unas simples pero muy efectivas reglas te asegurarás de llevar siempre buena cara cuando de maquillaje se trata y de no cometer los desaciertos que llevan a muchas chicas a lucir un look sobrecargado y por demás poco favorecedor.

Las siguientes recomendaciones las he visto en muchas de las páginas de maquillistas profesionales y les prometo que sin la toman en cuenta a la hora de maquillarse empezarán a obtener resultados muy positivos.

Primero, a limpiar e hidratar ese cutis.

Si, parece obvio, pero se sorprenderán de saber que muchas mujeres se saltan estos dos importantes pasos o no los realizan de la manera correcta. No digo que siempre, pero sí de vez en cuando, sobre todo cuando se maquillan a mitad del día o fuera de sus casas.

Pero lo cierto es que la base de un buen maquillaje es una piel limpia e hidratada. Y que tan bien o mal nos asiente el maquillaje dependerá casi en su totalidad de qué tan hidratada esté nuestra piel. Por eso no es de extrañar que los maquillistas profesionales cuenten entre las herramientas básicas de este arte una buena crema hidratante que haga bien su trabajo.

Antes de gastar en base, o correctores o labiales asegúrate de que cuentas con una crema humectante que va con tu tipo de piel y que cubre todas tus necesidades. Ten en cuenta también que una piel hidratada se consigue siguiendo una rutina que incluye, entre otras cosas, una buena alimentación y bastante descanso. Por lo que si en general quieres lucir buena cara con o sin maquillaje unos pequeños cambios en la forma en la que te cuidas te vendrán bien.

Que no se te olvide el primer

Una vez el rostro esté limpio e hidratado el siguiente paso es el primer. Muchas chicas se saltan este paso al no considerarlo necesario. Pero la verdad es que un buen primer puede hacer que tu maquillaje no solo dure más tiempo sino que tenga un acabado más natural, pues ayudará a que la base se integre mejor con la piel. Hay primers para todos los gustos y necesidades, desde los que ayudan a controlar rojeces, disminuir líneas de expresión o agregar más luz al rostro.

Una buena base, pero que sea de tu tono

El principal error que cometemos las mujeres con la base de maquillaje es no elegir el color correcto. Y este solo error puede echar por el piso todo nuestro esfuerzo y tiempo invertido en maquillarnos.

Encontrar la base perfecta para tu tono y tipo de piel llevará tiempo, pero una vez lo hayas conseguido sentirás como que has encontrado tu alma gemela. Y, justo como en las relaciones amorosas, toca probar un montón antes de dar con la ideal. Así que no tengas miedo de probar y probar y volver a probar bases hasta que encuentres la que va contigo. Pero cuando estés probando ten en cuenta estos dos consejos: que sea en tu rostro –y no en tu muñeca- y que haya mucha luz a tu alrededor, si es natural mucho mejor.

Un corrector que corrija, no que empeore

Los correctores son nuestros mejores aliados si los usamos de forma correcta. Con ellos, al igual que con la base, el truco es elegir el tono adecuado, que en el caso de los correctores es uno más claro que tu tono de piel.

Broncear, pero sin exagerar

Si queremos añadir profundidad a nuestro rostro o tan solo un poco de calidez nada mejor que los polvos en bronce. Pero ojo, una mala aplicación de estos y conseguiremos el efecto contrario al deseado. Si no dominas muy bien la técnica de aplicación de los polvos en bronce lo mejor es seguir la regla de oro de los estilistas: colocarlos solo donde el sol toca nuestro rostro, o sea en el perímetro de nuestro rostro, el puente de la nariz, la barbilla y los puntos altos de nuestra frente. Hacerlo a toques, sin colocar mucho producto y difuminando muy bien, te ayudará a conseguir un bronceado perfecto.

Sonrójate, pero solo un poco

Cuando se trata de blush, menos es siempre más. En este punto debes tener mucho cuidado porque si se te va la mano aunque sea un poquito aplicando el blush podrías parecer una payasita y eso ninguna chica lo quiere. Lo mejor es conocer bien el tipo de rostro que tienes (para saber dónde debes aplicarlo), pero la técnica de sonreír para aplicar el blush en las manzanas de las mejillas ayuda bastante.

Las recomendaciones no terminan aquí, pero están son al menos las básicas, las que te ayudarán a llevar un maquillaje impecable sin mucho esfuerzo y sin tener que depender de muchos productos para lucir un rostro fresco. Déjanos en los comentarios cuáles los trucos de belleza que usas para simplificar tu maquillaje o hacerlo aún más natural.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: