Probióticos, ¿por qué los necesitamos?

La mayoría de nosotros se asusta al oír la palabra bacteria. De hecho, nos pasamos la vida tratando de evitarlas. Pero para el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo necesitamos justamente una cantidad bastante alta de bacterias o de probióticos, como mejor se les conocen a las bacterias que se encuentran en nuestro aparato digestivo y que nos ayudan a combatir las enfermedades.

Para entender mejor por qué necesitamos los probióticos hay que hacerse una idea de lo que sucede en nuestro aparato digestivo, donde alrededor de unas 400 especies de bacterias, entre patógenas y beneficiosas, viven. Las bacterias buenas producen ácidos que ayudan a mantener el PH del intestino grueso lo que a su vez impide el crecimiento de bacterias patógenas, las que, a su vez, provocan enfermedades.

El desbalance entre las bacterias patógenas y las buenas se da cuando nos hemos sometido a tratamientos muy fuertes, como la radioterapia y la quimioterapia, o tratamientos muy prolongados de antibióticos. También cuando no llevamos un régimen alimenticio correcto o sometemos a nuestro cuerpo a un estrés físico o psíquico muy fuerte.

La Organización Mundial de Gastroenterología define los probióticos como microorganismos vivos que pueden incluirse en la preparación de una amplia gama de productos, incluyendo alimentos, medicamentos y suplementos dietéticos. Destaca también que las formas más comunes para probióticos son los productos lácteos y los alimentos fortificados con probióticos.

Deberías tomar prebióticos si:

-Sufres del síndrome de intestino irritable o de la enfermedad de Crohn.

-Tienes o has tenido problemas en el colón.

-Sufres de diarrea aguda.

-Sufres de dermatitis atópica o de otros problemas de la piel

-Tienes un sistema inmune débil.

-Quieres mejorar tu salud a nivel general.

Pero, ¿qué alimentos pueden proporcionarme la dosis de probióticos que necesitamos? Los yogures, el chocolate negro, el kéfir son algunos de los productos altos en probióticos y que podemos incluir en nuestra dieta diaria sin ningún problema.

También se puede optar por consumir suplementos. En este caso es bueno tener en cuenta las recomendaciones de la Organización Mundial de Gastroenterología, que recomienda que la etiquetas de los mismos tengan esta información:

-identificación de género y especie con los nombres científicos reconocidos actualmente.

-Recuento de microorganismos viables de cada cepa al final de la vida útil

-Condiciones de almacenamientos recomendada

-Dosis recomendada.

Recuerda siempre consultar a tu proveedor de salud antes de tomar algún suplemento o hacer algún cambio en tu dieta.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: