Cuando las cuentas se llevan de a dos

Estar en pareja significa mucho más que tener gustos e intereses en común. En la mayoría de los casos es también compartir gastos y metas financieras, por lo que nunca está de más sentarse a la mesa y planificar el futuro económico.

Y aunque puede parecer una tarea de titanes, ponerse de acuerdo en los aspectos financieros puede ser muy fácil para la pareja. Basta con que sigan unos cuantos consejos y, sobre todo, con que sean honestos en este aspecto para que las finanzas se mantengan sanas y claras.

Cada pareja es un mundo y funciona de manera diferente, lo que le da resultado a una probablemente no le funcione a otra. Sin embargo, seguir los siguientes consejos les puede evitar muchos problemas a las parejas, sobre todo si apenas se empieza la vida en común y aún no se han definido roles y compromisos.

Lo primero que la pareja debe hacer es fijarse una meta financiera. Deben definir, por ejemplo, si desean comprar una casa o un vehículo. Ponerse de acuerdo en este punto es importante, pues les ayudará a priorizar las adquisiciones de bienes. Aquí es bueno también hablar sobre las deudas que se han contraído por separado o antes de la unión, de esta forma ambas partes sabrán exactamente cuál es la situación económica de la pareja y cuáles son los niveles de compromiso que en ese aspecto se pueden asumir.

Es recomendable también que si uno de los dos tiene mayor habilidad para organizar las cuentas que sea esa persona quien controle el pago de las utilidades u obligaciones contraídas en común. Pero ojo, esto no significa perder la autonomía financiera, pues los expertos recomiendan que aunque uno de los dos tome esta responsabilidad las finanzas en general deben ser manejadas por ambos.

Es decir, tantos los gastos como los ahorros o las inversiones deben ser consensuadas. Esto no sólo le dará más confianza a la pareja sino que les ayudará siempre a tener las finanzas claras, y, más importante aún, ninguno de los dos perderá autonomía financiera.

Otra recomendación es hacerse con un plan de ahorro, que puede ser tanto en forma de cuenta o de certificado de depósito. Esta última opción es una buena idea, ya que el dinero estará a salvo durante el tiempo que la pareja así lo decida además de que irá generando intereses.

Las cuatro claves del éxito

Ya dijimos que cada pareja es un mundo y que sola ella sabe lo que le conviene cuando de dinero se trata. Pero ningún plan financiero funcionará si entre la pareja no existen los siguientes elementos:

Comunicación: Hablar sobre finanzas no puede ser un tabú. Al contrario, mientras más honestos sean –cómo por ejemplo cuanto es el ingreso de casa uno- mucho mejor, pues así cada uno sabrá cuál es la capacidad financiera del otro y podrán establecer las prioridades

Planeación: Qué quieren y cuándo lo quieren. Fijarse metas, crear presupuestos y mantenerse fieles a ellos en un punto fundamental.

Ahorro: Entre dos es casi siempre más fácil conseguir los objetivos económicos, pero si no hay un plan de ahorro las posibilidades de que las metas se cumplan son mínimas.

Prevención: Contar con un seguro de vida, de salud o de protección de bienes, por ejemplo, le dará tranquilidad a la pareja, sobre todo si tienen hijos. Además, los seguros de protección de bienes son importantes pues ayudan conservar la inversión que se ha hecho para adquirirlos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: