Mantén tu herencia hispana viva

Mantener la cultura e identidad intactas cuando se es inmigrante es bastante difícil. Es natural que uno sea influenciado por el nuevo estilo de vida y la cultura predominante. Sin embargo, para todos los que hemos inmigrado siendo adultos, esta influencia no puede borrar lo que ya tenemos como algo intrínseco de nosotros y aunque aprendamos y asimilemos algunas de las nuevas formas de vida, nos aferramos con orgullo a la única cosa que no podemos dejar atrás: nuestra herencia.

Esta certeza de saber de dónde venimos nos ayuda a navegar la diversidad que hay en este país con facilidad. Sin embargo, una vez nos convertimos en padres nuestra perspectiva completa cambia y comienza la lucha por preservar algo que siempre hemos dado por sentado. Queremos que nuestros hijos experimenten el orgullo de ser parte de nuestra cultura, que tengan ese sentido de pertenencia de ese hogar que dejamos hace años y que ellos sólo llegarán a conocer en algunos días de vacaciones de cada año, o quizás ni eso.

La pregunta es: ¿cómo logramos inculcar nuestra cultura e identidad en ellos? La pregunta es simple, pero no fácil. Somos la principal fuente de cultura que tienen disponible y tiene que llegarles a ellos de la misma manera que la cultura dominante, en este caso la de Estados Unidos, les llega: de manera natural y no forzada. Tienen que vivirlo a diario y no sentir que están siendo obligados, la repetición les llevará a la asimilación.

Nuestro reto es aún mayor si vivimos en una comunidad donde hay poca representación de nuestra cultura nativa, debido a que los niños no tendrán otros ejemplos de familias en donde puedan ver tradiciones similares. Es por eso que debemos poner de nuestra parte para que nuestro hogar sea una representación viva de nuestro país de origen.

Una de las cosas en las que la mayoría de la gente se concentra (incluyéndome a mí) es enseñar el idioma desde el principio. Criar a los hijos bilingües es muy importante para mí y creo fielmente que este es un elemento de suma importancia para entender la cultura y aprender a apreciarla. Es muy difícil sentir algo como tuyo cuando no lo puedes entender. Dicho esto, hay que tener en cuenta que el idioma no es suficiente y hay otras cosas que debe considerar para hacer que la experiencia sea más interesante para los niños.

A pesar de que este es un tema de mucha importancia, no debemos olvidar que esta es la cultura en donde nuestros hijos están creciendo y es muy probable que sea su principal identidad cultural. Lo mejor que podemos hacer es crear un ambiente positivo en donde ser bicultural sea algo bueno y positivo. Es muy probable que sus hijos florezcan si pueden experimentar la cultura norteamericana con libertad, sin sentir que están traicionando tus enseñanzas o que están siendo juzgados.

La armonía entre lo que les estás enseñando y lo que están aprendiendo fuera de casa es la clave para el éxito. Criticar lo que la cultura dominante tiene que ofrecer no es apropiado y hará que tus hijos se sientan aislados y diferente de ti. Sin embargo, si los dejas que experimenten y aprendan ambas culturas al mismo tiempo, ellos verán las ventajas de ser multicultural.

Aquí, les ofrezco algunos consejos de cosas que pueden hacer a diario que quedarán en la mente de tus hijos durante su crecimiento:

1. Cocina comidas tradicionales y haz que la hora de la comida sea algo importante. Comer mientras están todos sentados en la mesa hará que las comidas sean más significativas.

2. No olvides los feriados de tu país de origen; será definitivamente divertido para tus hijos tener más feriados y celebraciones.

3. Si vives en una comunidad en donde no hay representación de tu cultura, conviértete en una. Planifica actividades para tus hijos en donde puedes mostrarles más acerca de tu cultura, invita a los amigos de tus hijos.

4. Involucra a tus hijos en asuntos que sean relevantes a tu cultura. Háblales sobre eventos culturales, noticias o necesidades de la comunidad.

5. Pon música tradicional en tu hogar. Puedes crear juegos divertidos acerca de quién baila mejor, quién se sabe las letras y ese tipo de cosas.

6. Mantén el contacto con miembros de la familia que viven fuera. Deja que tus hijos hablen con sus primos, tías y tíos, abuelas y abuelos. Esto los hará sentirse parte de ese grupo también.

7. Enséñales historia básica, la bandera y los datos biográficos básicos de su país. Ellos no sabrán tanto como un niño que ha sido criado allá, pero deben saber más que un niño con un origen diferente.

8. Háblales en su propio idioma. Es una de las cosas básicas para que tus hijos se involucren en tu cultura, poder comunicarse con parientes que no hablan inglés.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: