De Cusco a Machu-Picchu, un viaje al paraíso

Por Salvador Batista

Es difícil visitar Perú sin dejar de conocer dos de los lugares más interesantes que tiene este país y que son de un valor cultural e histórico reconocido a nivel mundial.

En mi más reciente viaje a Perú decidí que era el momento de Conocer Cusco y el Machu Picho, así que me puse en pie las 6 y 30 de la mañana y junto a mis compañeros de viaje iniciamos la travesía más esperada por todo aquel que está interesado en el turismo ecológico con aventura.

En Cusco, el guía nos llevó al tren que de madrugada emprende el viaje rumbo a Aguas Calientes. Es espectacular cruzar pueblos y ríos, en algunos casos grandes montañas que te permiten valorar la belleza de la naturaleza e imaginarte lo importante que es conservar el medio ambiente para tener esto que hoy es Machu Picchu como reserva cultural e histórica de la humanidad.

Al cabo de unas tres horas llegamos al pueblecito de Aguas Calientes. Nos bajamos del tren y atravesamos una sección del pintoresco pueblo digno de recorrer por todos sus rincones.

Allí nos montamos en un ómnibus, de unos más o menos 20 pasajeros, el cual sale cada 5 minutos. Tan pronto todos los asientos estaban ocupados, el ómnibus echó a andar. Por un terraplén que era casi todo curvas subió los 400 metros hasta llegar a la entrada del Machu Picchu, donde nos esperaba un guía turístico dispuesto a iniciar con nosotros una travesía cultural fuera de límite y a una altura superior a los 4 mil metros por encima del nivel del mar.

El guía turístico nos informó que las ruinas de Machu Picchu son una maravilla construida a mediados del siglo XV por un antiguo poblado inca que se encuentra en la provincia de Urubamba. Machu Picchu recibe cientos de turistas de todo el mundo que se acercan a conocer esta construcción impresionante.

Uno de las formas más típicas y aventureras para llegar a las ruinas de Machu Picchu es el recorriendo el famoso Camino del Inca. Este recorrido se realiza en 4 días caminando por medio de selvas, montañas y ruinas. Una experiencia impresionante!!!

Machu Picchu y Aguas Calientes

Las ruinas de Machu Picchu se encuentran en el pueblo de Aguas Calientes, donde los visitantes encontrarán bares y restaurantes con luces de todos los colores y comidas típicas, así como piscinas de aguas termales.

Nuestro viaje concluyó a las 11 y 30 de la noche ya que nuestro tren salía de Aguas Calientes a las 7 y 30 de la mañana del día siguiente.
Mi consejo a los aventureros que se animen a visitar el Machu Picho es que lleven ropa adecuada, dependiendo de la época del año, que tomen mucha agua porque hay que caminar por un buen rato y que no se olviden de llevar sombrero, unos zapatos cómodos y cámaras fotográfica y de video para captar las inolvidables experiencias que vivirán.

Historia

El área edificada en Machu Picchu es de 530 metros de largo por 200 de ancho e incluye al menos 172 recintos.
El complejo está claramente dividido en dos grandes zonas: la zona agrícola, formada por conjuntos de terrazas de cultivo, que se encuentra al sur; y la zona urbana, que es, por supuesto, aquella donde vivieron sus ocupantes y donde se desarrollaron las principales actividades civiles y religiosas.

Ambas zonas están separadas por un muro, un foso y una escalinata, elementos que corren paralelos por la cuesta este de la montaña.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: