Protege tu privacidad en la red

Seguro que al momento de leer este artículo has chequeado ya varias veces tu cuenta de Facebook, le has dado “like” a alguna foto en Instagram y has enviado algún mensaje por WhatsApp . El uso de las redes sociales y de programas de mensajería instantánea se ha hecho tan común que muchos lo hemos integrado a nuestras vidas de una forma tan natural que ya ni siquiera nos detenemos a pensar en lo que compartimos o que información, por más personal que sea, nos enviamos a través de algún mensaje.

Existen algunas historias, que muchos catalogan dentro de las llamadas leyendas urbanas, de personas que han perdido sus trabajos porque han publicado en Facebook algún comentario sobre su empresa o algunos de sus jefes, o de aquellas que, tras volver de unas vacaciones, encuentran sus casas literalmente vacías, pues publicaron desde el ticket de avión hasta la hora en que saldrían de sus casas, haciéndole el trabajo a los ladrones algo más que fácil.

Cierto o no, lo único real es que no tenemos un control total sobre aquello que publicamos en las redes sociales o compartimos a través de algún programa de mensajería instantánea.

Muchas veces nos olvidamos de que los hackers, spammers, ladrones de identidad y escritores de virus están tan ocupados haciendo de las suyas como nosotros publicando nuestros datos personales o qué estamos haciendo o dónde estamos.

La seguridad cibernética es tan vulnerable que las propias redes sociales dedican apartados exclusivos a cómo mantener la privacidad y proteger nuestra identidad en el ciberespacio.

En internet, además, se pueden conseguir varios decálogos dedicados a este tema. El primero de todos los consejos es detenerse a pensar en lo que se va a publicar. Cualquier foto o imagen que creas que en un futuro te pueda afectar o ya no querrás tenerla publicada es mejor no compartirla.

Poner información muy personal en los perfiles, como dirección y fecha de nacimiento, tampoco es buena idea, como tampoco detallar cada paso que damos a través del día. Muchas personas tienen la costumbre de twittear o actualizar sus estatus en Facebook cada vez que hacen algo en el día, sin detenerse a pensar que sólo están exponiendo sus hábitos a los hackers y delincuentes cibernéticos.

Facebook ofrece varios niveles de seguridad para sus usuarios, desde aquel donde puedes hacer público todos tus estatus, pasando por el que te permite elegir qué hacer público y qué no, hasta el que te permite tener tu cuenta totalmente privada.

Revisar qué opciones tenemos y preguntarnos el nivel de privacidad que queremos en las redes sociales es recomendable si no queremos que nuestra información y lo que publicamos se nos vaya de la mano.

En lo laboral, se recomienda no mezclar los contactos personales con los profesionales. Y si tienes que publicar alguna información sobre tu empresa, hacerlo de la forma más profesional posible. Está de más decir que si entre tus contactos tienes algún compañero de trabajo resistas la tentación de publicar esa foto donde apareces pasado de copas, por más divertida que se vea.

Con relación al WhatsApp, que se ha convertido en unos de los programas de mensajería instantánea más usado, las precauciones tampoco pueden ser mínimas.

En WhatsApp, el flujo de datos no está encriptado, lo que significa que todos los mensajes, fotos y localizaciones enviados cuando estamos conectados a través de WiFi pueden ser interceptados.

Por eso se recomienda que si tienes la necesidad de compartir algún dato muy importante lo hagas solo cuando tú y el destinatario estén usando la red proveída por los servicios de una compañía telefónica. De lo contrario, estás enviado tu mensaje al ciberespacio sin ninguna protección y cualquier hacker puede hacer uso de él como mejor se le antoje.

Pero quizás te preguntes a quien le interesa lo que chateas por WhatsApp o lo que compartas en Facebook. Quizás solo a ti y a tus contactos, pero recuerda que si se las has puesto fácil a un hacker a través de tus redes sociales entonces le has abierto las puertas a tu parte más privada en el ciberespacios. En otras palabras, les has puestos tus contraseñas, números de cuentas bancarias o cualquier otra información muy personal, en bandeja de plata. Así que la próxima vez que vayas a compartir algo en el ciberespacio detente a pensar si vale la pena el riesgo o al menos toma las precauciones adecuadas para que el mensaje se quede entre tú y tus contactos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: