Cuando mucho ejercicio es malo

Es un error de casi todos los principiantes en el mundo del fitnes: creer que dedicando más horas al día a sus rutinas de ejercicios obtendrán sus objetivos más rápido.

Pero lo cierto es que someter nuestro cuerpo a rutinas de ejercicios exageradas o no apropiadas para nuestro nivel de rendimiento provoca exactamente lo contrario a lo que deseamos: retrasa, y a veces hasta detiene, nuestro progreso.

De hecho, en el mundo del fitnes, más es menos. Se ha comprobado que con solo 45 minutos o una hora de ejercicios es suficiente para obtener nuestros objetivos. Claro, la clave está en hacer los ejercicios de la manera correcta, pues de lo contrario no importa que tiempo dediquemos al gimnasio nunca alcanzaremos nuestras metas.

Efectos en nuestra salud

Hacer ejercicio en exceso o incorrectamente puede afectar de manera negativa nuestra salud. Algunas de las consecuencias de excedernos con los ejercicios son provocar un estado catabólico (en la que los tejidos se descomponen) en nuestro cuerpo.

Otras consecuencias pueden ser el desgarro microscópico en las fibras musculares y un mayor riesgo de lesiones, así como la liberación en exceso de cortisol (una hormona del estrés), que no sólo contribuye al catabolismo, sino también a las enfermedades crónicas.

Además, el sistema inmunológico puede debilitarse y es posible desarrollar insomnio, especialmente si entrenamos por la tarde o por la noche.

Pero de todos los riesgos el peor es la posibilidad de dañar el corazón o, peor aún, provocar una muerte súbita cardiaca.

Por eso es importante estar atentos a las señales que nos indican que nos estamos excediendo con nuestras rutinas de ejercicios.
Las primeras señales son la disminución del rendimiento y la perdida de interés por el ejercicio.

Otras señales a las que debes prestar atención son los cambios de ánimos, ya que el agotamiento físico puede causarte estrés. También necesitarás de más tiempo para recuperarte de los dolores musculares y te sentirás fatigado mucho más rápido de lo acostumbrado.

Si de repente estás teniendo problemas para conciliar el sueño quizás la razón también sea el exceso de ejercicios. Al estar el cuerpo sobrecargado te sentirás inquieto y tendrás problemas para conciliar el sueño.

En las últimas etapas del exceso de ejercicio el cuerpo responde elevando los niveles de hormonas del estrés, como el cortisol, lo que puede provocar un aumento de grasa corporal. Así que si notas que has bajado de peso pero tu grasa corporal ha aumentado es muy probable que vengas sometiendo tu cuerpo a un exceso de ejercicios.

Por último, tu sistema inmunológico puede resentirse y debilitarse. Un cuerpo sometido al exceso de ejercicios tarda más en recuperarse, por lo que la salud puede ponerse en riesgo.

Si has notado algunos de estos signos en tu cuerpo es momento de que tomes un receso y te replantees tu rutina de ejercicios. Recuerda que lo importante no es la cantidad sino la calidad y que tanto el cuerpo como la mente necesitan un descanso para poder funcionar correctamente.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: