“El poder de los latinos está en nuestra riqueza cultural”

Cuando a Michelle Ángela Ortiz, una artista visual radicada en Filadelfia, se le pregunta qué quiere transmitir con su arte, sin pensarlo dos veces contesta “la fuerza y la riqueza de nuestra cultura”. Y desde sus inicios como muralista, hace ya más de 14 años, es precisamente eso lo que ha hecho en cada una de las obras que ha creado, difundir la cultura latina y, sobre todo, el poder de su gente.

“Los latinos debemos reconocer el poder de nuestra comunidad. Somos la minoría más grande de Estados Unidos y seguimos creciendo. Debemos reconocer que tenemos el poder de influir en las decisiones de este país”.

Pero este poder, aclara, no viene dado por el egoísmo “sino por la riqueza de nuestra cultura y nuestros valores familiares”.

Michelle Ángela forma parte de la primera generación de una familia compuesta por una madre colombiana y un padre puertorriqueño. Fue criada en sur de Filadelfia, en una comunidad predominantemente hispana, donde vivió de primera mano toda la riqueza de la cultura latina, pero donde también fue testigo de sus luchas, sus demandas sociales, sus inquietudes y a veces de la marginalidad a la que eran relegados.

Ahora ella transforma sus vivencias y las de los miembros de su comunidad en arte. A través de la pintura, el grabado y el dibujo, Michelle crea obras a gran escala que no sólo transmiten la cultura latina, sino también sus luchas, triunfos y sus expectativas sobre el futuro.

Gracias a sus murales, que se cuentan ya en más de 30, muchas comunidades han podido rescatar y transformar espacios. Han podido, además, establecer un diálogo con la sociedad que de otra manera tal vez hubiera sido imposible.

Ella pone como ejemplo el caso de algunos jóvenes que llegaron a este país siendo aún muy pequeños. Fueron niños a los que no se les dio nunca ninguna participación en el proceso migratorio que vivieron. “Y estos jóvenes, cuando han participado en algunos de los proyectos míos, se han sentido cómodo por primera vez para hablar de sus experiencias migratorias y han logrado sanar los sentimientos negativos que la experiencia produjo en ellos”, cuenta la artista.

“A través de prácticas artísticas como la pintura y el grabado, la comunidad y yo creamos un espacio seguro para el diálogo en torno a algunos de sus más profundos problemas y cómo podemos enfrentarlos”, explica Michelle Angela, y agrega que cada mural es una afirmación visual que revela la fuerza y el espíritu de la comunidad.

En cada mural que ha creado cuenta con la ayuda de la comunidad donde se realiza la obra. Es así, dice, como se crea el diálogo con la gente.

“Yo escucho lo que ellos tienen que decir, cómo se sienten frente al mural en el que trabajarán. La experiencia que viven durante el proceso creativo les deja una lección que es fundamental para sus vidas, les enseña que trabajando juntos se pueden lograr muchas cosas. Imagínate un mural de 210 pies de alto y que nos hemos propuesto terminar en tres semanas, pero luego, con la ayuda de la comunidad, lo terminamos en una. Lo que la comunidad hace en ese momento es hacer lo imposible posible. Y si podemos hacer esas pequeñas cosas podemos ver el poder que tenemos para un cambio positivo en nuestras comunidades”, cuenta.

Ella sabe que el arte es un buen medio para empoderar la gente, para hacerles participe de los cambios sociales. Es por eso que siempre que puede, cuando trabaja con estas comunidades marginadas, les habla de su historia personal, les cuenta que ella también viene de una familia migrante que llego a este país en busca de un mejor futuro económico, que sus padres, al igual que muchos de ellos, tuvieron que trabajar muy duro para salir adelante.

Su más reciente trabajo, Aquí y Allá, es un proyecto de arte público transnacional que conectó a jóvenes inmigrantes mexicanos en el sur de Filadelfia con jóvenes en Chihuahua, México. Ambos grupos crearon un mural donde se exploran los efectos de la migración en la vida de estos jóvenes a través de su dinámica familiar, el sentido de la identidad, el cambio de culturas, estatus socio-económico y la violencia.

“Lo que yo hago no es decorar, no es poner algo que era feo bonito. El arte es mucho más que una imagen bonita. El arte ha ayudado a recuperar espacios, el arte ha sanado”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

Basic HTML is allowed. Your email address will not be published.

Subscribe to this comment feed via RSS

%d bloggers like this: